27.11.06

·Los sentidos de Itálica·

Hace unos días me encargaron una ilustración para anunciar una serie de actividades que se van a desarrollar próximamente en el conjunto arqueológico de Itálica. En palabras de Santiago Campuzano: "Es una actividad para familias en la que se va a explorar la vida cotidiana en Itálica por medio de los sentidos. Así, experimentarán el tacto de una toga romana imperial, el oído en un discurso del senador, el gusto del pan con aceite con que se comerciaba en el siglo II, el olor de los perfumes de almizcle, azahar y romero que estaban tan de moda en este tiempo y la vista de uno de los edificios más impresionantes de los que se conservan de aquella época: el anfiteatro de Itálica".

17.11.06

·Yo solito·

Ya salieron los libros de Yo solito de Imaginarium. Ésta es una ilustración que finalmente quedó descartada porque el libro del pipí tomó otro sentido, pero a mí me resultaba simpática y por eso la pongo.

11.11.06

·El violín de Pazlús·







Una pequeña reflexión sobre la importancia de ser más que la de tener. Porque el corazón y lo que llevamos dentro son nuestras únicas posesiones verdaderas.

10.11.06

·El hombre es el único animal...·

...que tropieza infinitas veces en la misma piedra.

5.11.06

·Herakles·

Herakles realizaba un estricto ritual antes de enfrentarse a cada uno de sus trabajos. Y es que todos tenemos nuestras manías. En el libro La vida secreta de Héroes y Dioses, que busca editor, ejercí la despreciable profesión de paparazzi para ver qué descubría al espiar el mundillo de los divinos y la verdad es que me resultaron muy parecidos a nosotros. Tal vez acertaran los judíos al escribir en su Biblia que fuimos creados a su imagen y semejanza...

2.11.06

·Día de Difuntos·

Hoy se celebra el Día de Difuntos. En él toman un protagonismo especial aquellos que ya no se encuentran entre nosotros pero que siguen ocupando un lugar importante dentro de nuestro corazón.
Cuenta mi madre que de niña iba con sus amigas a visitar a los muertos. Entraban en las casas en las que se velaba un cadáver y se quedaban allí a mirar con un sentimiento mezcla a la vez de miedo y de curiosidad. Después, por la noche, les resultaba imposible conciliar el sueño.
La muerte formaba entonces parte de lo cotidiano. Las personas fallecían en sus casas rodeadas de sus seres queridos y esperaban allí su último viaje hacia el cementerio.