21.7.07

·Ecos de mundos lejanos·

Retrato de mi abuelo (1994). Yo aún no sabía que existían los ilustradores.

Un día, mi abuelo Palú nos enseñó en su radio antigua el prodigioso botón de la onda corta. Si seleccionabas ese botón podías escuchar, entre interferencias que imitaban el sonido del mar, emisiones de países lejanos en las que las voces hablaban extraños idiomas.
En aquella época, todo cuanto provenía del exterior se cubría con un velo que remarcaba lo distante de su origen. Las noticias de los telediarios, por ejemplo, llegaban teñidas de magenta o amarillo cuando mostraban sucesos acaecidos en el extranjero, por lo que uno tenía la sensación de no estar viendo directamente esos países, sino tan sólo sus ecos.
Hoy todo es distinto. Una imagen grabada en Australia se muestra con la misma nitidez que si hubiera sido tomada en Badajoz y en el youtube uno puede ver las tonterias que un indonesio hace ante su webcam.
Los ecos ya callaron. Y, con ellos, su poder evocador.

18 Comments:

Blogger zime dice...

Jacobo, esta historia es hermosa y el dibujo de tu abuelo es muy cálido. Gracias por compartirla!!
Por cierto, me han encantado tus libros (de acá al costadito) verás como pronto remontan vuelo...
Un beso

18:42  
Blogger El canibalibro dice...

Muy tierno el retrato de tu abuelo y muy emotivo el texto. Muy evocador. Un saludo del Canibalibro.

19:41  
Blogger Aurora dice...

Hola Jacobo...
No hace mucho fundí la radio de mi abuelo, casi casi igual que la del tuyo, y estoy intentando arreglarla para intentar evocar, como tú dices, primero, a él, que hacía sus zuecas escuchándola, y segundo para revivir un poco esos ecos lejanos de los que hablas, porque también son parte de mi historia.
Aunque soy fan del youtube, añoro el sonido de la vieja radio.
Preciosa la ilustración del abuelo Palú. ;-)
un bico!

11:37  
Blogger alix dice...

qué texto tan bonito Jacobo.Me has hecho recordar mi infancia y a mi abuela que estudiaba inglés. La ilustración es preciosa.

21:13  
Blogger yolanda dice...

que bonita,tiene tu sello y eso que es de hace más de 10 años.Me gusta mucho la atmósfera, la mesa camilla, el abuelo apoyado en esa silla que seguro tenía el asiento de enea, y esa radio, el tapete de ganchillo...
Mis abuelos tenían una radio como esa y aveces ibamos a su casa a escuchar la radionovela del momento, luego llegó un transistor, la tele.... y ese "armatoste" (¡de niños somos la tontos!) lo desarmamos para sacarle los imanes. Si pudieramos retroceder....

23:49  
Blogger JACOBO MUÑIZ dice...

Gracias a ti por leerla, Zime. A ver si remontan el vuelo, como tu dices y cruzan también el Atlántico.

Caníbales, gracias a vosotros, también.

¡Qué chulo, Aurora! ¿tu abuelo era zoqueiro? El mío tenía también una profesión antigua. Era sastre y recuerdo que en su taller había unas tijeras gigantes que tenías que coger con las dos manos. Me encantaban también los yesos de colores que tenía para pasar los patrones a los retales...

Anda, Alicia, qué abuela tan dinámica. ¿Estudiaba inglés por la radio?

Yolanda, pues sí, el asiento era de enea... El dibujo es de los primeros que hacía en color desde que era un niño, después de tirarme toda la adolescencia dibujando sólo en blanco y negro. Curiosidades de la vida...ahora hace años que sólo dibujo a color.
La verdad es que sois unas destrozonas de radios ¿eh?

09:21  
Blogger tatio viana dice...

Bonito dibujo ( ¿seguro que tiene ya 13 años? Parece hecho hace nada... Ya lo hacías francamente bien ), y precioso texto. Se te sale la sensibilidad por los poros. Y nos llega un poco a los demás, así no olvidamos las buenas cosas, cuando todavía creíamos que el mundo era cálido, cercano y agradable. Un abrazo, Jacobo.

09:58  
Blogger bett/ dice...

que hermoso relato y que hermoso dibujo... rápidamente hiciste que trajera los recuerdos de mi abuela Selva, ella era la radio , con sus historias y relatos, con su vida misma, que no necesitabas de nada para q te transportara a sitios lejanos... con que poquito uno era feliz... me acuerdo que mientras ella nos contaba sus historias con mi hermana jugabamos con unos botones..no necesitabamos más..
gracias Jacobo por crear esa máquina del tiempo con tu relato y tu ilustración y traer mis propios recuerdos...

12:14  
Blogger JACOBO MUÑIZ dice...

Gran Tatio ¿me está diciendo usted que no evolucioné nada en trece años? Fuera de bromas, ya miré más tranquilamente la página de su admirado Sergio Martínez y la verdad es que da gusto ver las maravillas que hace...

¡Qué bien, Beatriz! Me alegro mucho de que te produjera ese efecto. La imaginación de los niños es tan intensa que necestitan muy poco para proyectarla y crear con ello otra realidad. Basta un botón o un simple palo.

18:16  
Blogger gabriel pacheco dice...

Y después de bastante tiempo me encuentro con tu gran trabajo Jacobo, ahora entiendo los diferentes matices de ese verde que, en este cuadro, se parece mucho a la nostalgia.

20:19  
Blogger Joaquín Rosado Martel dice...

joe, pues para no saber que existían, ya podias hasta ganarte el pan con trabajos asi...

Preciosa ilustracion!!!


saludos jacobo!

21:54  
Blogger Aurora dice...

Perdona que repita comentario, pero si hablamos de mi abuelo, no puedo evitarlo...
:-)
Pois si, zoqueiro para bonecas, facía zoquiñas pequenas para as bonecas rexionais, xa sabes, vestidas de galeguiñas... (tamén hai un recordo para él nos meus pinitos)
Perdona pero me ha salido la vena gallega y yo dibujaba con esas tizas de los patrones (mi tia, modista!)
Hala, ya no molesto con mi vidiña que ésta es tu casa, pero me tiras de la lengua..y claro..
;-)
un bico.

00:55  
Blogger JACOBO MUÑIZ dice...

¡Dios mío, Gabriel! ¡El verde ya me perseguía entonces! Aunque en este caso he de decirte que no tiene ningún significado extra. Ése era el color de la pared del comedor de mi abuelo: una pintura verde para barco que mi tío trajo de los astilleros en los que trabajaba. Pero, como siempre, tú eres capaz de sacarle sus matices poéticos.

Gracias, Joaquín. Ahora me acerco a ver tu Adolfo.

Aurora, esta é tamén a túa casa, de xeito que non sobra nada do que digas. E grazas pola vena galega. Eu boto moito a faltar con quén sacala..

07:24  
Blogger Joaquín Rosado Martel dice...

Hola!

He puesto algunas pruebas más...Pasate a verlas cuando tengas tiempo.
La verdad es que esto de la portada me esta trayendo de cabeza... No me aclaro. Quería que tuviera la presencia de un cuadernillo, ya que el libro son los diarios del niño, pero por otra parte, parece que el negro tiene bastante más aceptación entre la gente.... puffff me va a estallar la cabeza :)

SALUDOS JACOBO!

12:44  
Blogger sobri dice...

Vaya mano que tenías en el 94 ya... Saludetes. Sobri

12:25  
Blogger Alexiev dice...

Que buen retrato... muy lindo clima... me hace acordar a mi abuelo...

Saludos

http://www.alexiev.com.ar

17:00  
Blogger aitana dice...

¿por qué será que todas las nostalgias se parecen?... yo nunca tuve un abuelo que tuviera una radio... pero sí: ese abuelo también me recuarda al mío... precioso, jacobo.

22:55  
Blogger JACOBO MUÑIZ dice...

Gracias, Maestro Sobrino... seguro que yo diría lo mismo al ver cosas suyas de esa época.

Alexiev, gracias también.

Aitana, será porque todos somos humanos y funcionamos de manera parecida. Las cosas que realmente nos emocionan suelen ser las más sencillas. Basta tener la fortuna de que se crucen con nuestra vida.

La verdad es que no esperaba que gustara tanto este dibujo. Lo subí como algo anecdótico. Pero me siento muy satisfecho por el hecho de que a diferentes personas les haya hecho recordar cosas de sus vidas.

09:55  

Publicar un comentario

<< Principal