24.10.07

·Opiniones·

Desde hace un par de semanas estoy haciendo las ilustraciones para un libro de lecturas de Grazalema-Santillana. Los dibujos están realizados íntegramente por ordenador, como todo lo que hago desde hace tres o cuatro años.

Digo esto porque el otro día leí en la página de Iban Barrenetxea un comentario de una chica chilena que me dejó, como poco, sorprendido. Afirmaba que en su país al Photoshop le llamaban Flojoshop, en referencia a lo mucho que facilita las cosas (según ella) este programa; casi demasiado, por lo que se puede leer entre líneas de lo que decía. A mi entender, el valor de los dibujos de Iban no está en su técnica o en el tiempo empleado en realizarlos, sino en sus exquisitos conceptos.

Enlazando con esto, el otro día mi amigo Óscar me dijo que lo de las páginas personales se volvía un poco rollo porque al final los comentarios que te dejaban siempre eran alabanzas y no había ninguna clase de debate. Tomando su idea, me gustaría dar unas cuantas opiniones, por si alguien quiere decir algo, acerca de lo que considero aspectos sobrevalorados a la hora de apreciar la calidad de una ilustración:

·El hecho de que esté dibujada "a mano
". El ordenador es un instrumento, al igual que un lápiz o un pincel y, como tal, se comportará en función de las ideas del que lo utiliza. Considerarlo un mero facilitador de tareas resulta simplista. Trabajar bien con el ordenador es igual de complicado que trabajar bien con técnicas tradicionales.
Pienso que la única desventaja del trabajo digital es la inexistencia de un original, aunque en las obras destinadas a la reproducción impresa esta pega se diluye.

·El tiempo empleado en realizar la obra y el "sacrificio" del artista. El verdadero valor de una obra está en su capacidad expresiva. Detalles de esta clase no tienen más importancia que lo méramente anecdótico. Hay ilustradores que en dos trazos hechos en medio minuto consiguen realizar verdaderas obras de arte. Pero aquí tampoco el tiempo es lo importante, sino el resultado final.
¿Acaso la importancia de la Capilla Sixtina se encuentra en lo que tardó Miguel Ángel en pintarla y en el número de hernias de disco que se produjo tras tantos años de incómodas posturas sobre los andamios?

·El reconocer a primera vista quién realizó el dibujo (la cuestión del estilo). Hay autores sumamente personales cuyas obras reflejan su autoría nada más verlas. Pero, de nuevo, opino que este aspecto nada tiene que ver con el valor de su trabajo.
La ilustración no debe estar al servicio de su autor, sino del fin que pretende y del texto con el cual se complementa ya que, de lo contrario, corre el riesgo de expresar siempre lo mismo.

Se agradecerán opiniones discordantes...

8.10.07

·Portada·



Esta es la portada para El Lago olvidado. Resulta un tanto "retro" la apariencia de la ilustración y me recuerda un poco a la de las cubiertas de las novelas antiguas de ciencia-ficción.
La maquetación es común a todos los títulos de la colección.