30.9.09

·Varios intentos·

Aunque los compañeros de profesión conozcan perfectamente el tema, quizá haya personas que sientan curiosidad con respecto a como se llega a la imagen final de un trabajo de ilustración para un libro. Por lo general, se trata de una tarea en la cual el ilustrador propone una estética y una orientación argumental que luego han de aprobar, o no, los editores. A veces sucede que uno acierta a la primera y su trabajo entra a imprenta tal como lo concibió, pero otras la propuesta es rechazada. En mi opinión, de las dos situaciones la más interesante es la segunda: exige la búsqueda de nuevas soluciones distintas a las que uno ya había encontrado y hace necesario entablar un diálogo con los editores que suele resultar fructífero siempre que las dos partes se muestren abiertas a los argumentos del otro, lo cual no siempre sucede.

Un caso particular es el de las portadas. En principio, la función de la portada es doble. Por una parte, tiene que reflejar la esencia del libro pero sin desvelar de manera explícita nada de lo que sucede dentro. Por otra ha de resultar atractiva a la vista, puesto que no se debe olvidar que un libro es también un objeto susceptible de ser adquirido. Hay editores para los que lo más importante es la venta y otros que no descuidan el primer aspecto.
Resulta paradójico que muchas veces, debido a los plazos tan cortos para realizar los trabajos, uno debe ilustrar la portada de un libro que no leyó, o sea, que tiene que captar la esencia de algo que no conoce. El editor aporta un resumen con el argumento del libro y algunas notas más a partir de las cuales ha de surgir la idea de la cubierta. Un ejemplo de ello es esta ilustración que hice recientemente para un libro de Noguer, Zapatos de fuego y sandalias de viento. A partir de la documentación que me facilitó la editorial llegué a la conclusión de que se trataba de un relato en cierto modo introspectivo y poético, lo que me llevó a proponer esta portada:


Sin embargo, la visión de la editorial era totalmente distinta y me indicaron que la ilustración debía ser alegre y llena de colorido. Finalmente, la propuesta aceptada fue la siguiente. Quedé muy contento con la maquetación, obra de María Bergós.



Otras veces sí existe la posibilidad de leer el libro en cuestión pero, igualmente, la portada solo aparece tras varios intentos. Antes del verano tuve ocasion de realizar la ilustración de cubierta para el libro La zona, de Dovlátov, un relato crudo de su estancia como guarda en una prisión perdida de la URSS. Ernesto Santolaya, el editor, me propuso un juego muy interesante: escoger el fotograma que quisiera de la película Stalker (titulada La zona en castellano) de Andréi Tarkovski, interpretarlo a mi manera y convertirlo en portada para el libro.



Pero nos dimos cuenta de que el juego tal vez forzaba demasiado las pocas analogías existentes entre la película de Tarkovski y la novela de Dovlátov por lo que, al final, decidimos desecharlo. Éste fue el resultado definitivo:




Ante el encargo de ilustrar un libro completo surgen las mismas situaciones que cité más arriba con respecto a las portadas: unas veces se acierta a la primera y otras tras varios intentos. Últimamente tengo medio atravesado un encargo con el que no consigo dar en la tecla. El problema surge porque el texto me llamaba a voces a realizar los dibujos en un estilo que no encaja con el de la línea de la editorial. Mi primera propuesta fue ésta:


Pero no convenció y, a partir de aquí, comenzó una sucesión de intentos para lograr meter forzosamente con el calzador mis ideas en los zapatos de la editorial y las ideas de la editorial en los míos. El resultado, como era de esperar, fue una serie de propuestas deformes y cada vez más desastrosas.




Hasta que di de nuevo con un estilo que creo que le puede ir muy bien al texto. Lo que ya no sé es si la editorial pensará lo mismo...




Como se ve, detrás de las ilustraciones definitivas para un libro se encuentra muchas veces una cantidad considerable de ideas y dibujos que acaban en la papelera o, si tienen suerte y se les toma algo de cariño, en el cajón. Pero cuando las propuestas rechazadas son ya demasiadas hay que empezar a plantearse si la editorial escogió al ilustrador adecuado y si el ilustrador debió aceptar aquel trabajo que le propusieron.

****

Acabo de terminar un encargo con el que me lo pasé realmente bien. El motivo fue que supuso una bocanada de aire fresco en cuanto a la metodología de trabajo. Se trataba de realizar varias fichas para libros de texto destinados a niños de 2 y 3 años. Las características de estos niños hacen necesario depurar los dibujos de manera que, sin resultar simplones, estén dotados de una sencillez que les permita a los chavales percibir y comprender lo que se representa. Aquí van algunos ejemplos.




Los dibujos son muy interactivos, en el sentido de que están planificados para que los niños intervengan sobre ellos coloreándolos, pegando plastilina o pegatinas y recortándolos. Cuando uno ilustra textos literarios o álbumes siempre se queda con la intriga de saber qué es lo que sucede cuando llegan a manos de los niños pero en este caso tengo la certeza de que los peques se van a divertir con ellos, lo que hace el trabajo especialmente gratificante.
Además, tuve la ocasión de contar con un colaborador de lujo para experimentar...



25 Comments:

Blogger Iban Barrenetxea dice...

Uau, qué post tan sustancioso. Cualquiera de las versiones es genial, pero resulta interesantísimo ver cómo vas acercándote hasta que das en la diana y dejas a los editores, autores y público bailando de alegría.

Los dibujos, como de costumbre, una pasada. Me gusta especialmente el retrato de Tatio y el León en el autobús.

Pero claro, teniendo al niño rara de ayudante... así cualquiera.

10:30  
Blogger bett/ dice...

hola Jacobo , gracias por regalarnos una información tan valiosa y el cariño y todo lo q entregas en cda nueva versión en cada nuevo trabajo es maravilloso ver todo lo nuevo que aportas.
ando perdida buscando mi luz que he perdido hace poquito pero ahi voy abriendo los caminos....
un saludo..grande

15:08  
Blogger An dice...

Tu trabajo siemopre es fantastico, me cuesta creer que rechacen alguno de ellos :) Saúdos amigo, gracias por tan ameno articulo.

16:01  
Anonymous Anónimo dice...

¡Qué didactico!Sabes realmente de que hablas y sabes hacerlo.Enhorabuena por trabajo tan bueno y creativo.

17:35  
Blogger Eulalia Cornejo dice...

Es tan interesante todo lo que dices Jacobo. Pienso que la labor del editor es permitir que uses tus alas para volar y para plasmar tu mirada de las cosas. Cuando un editor interviene demasiado o te quita brillo a tus alas, te quita esa expontaniendad que salió de ti con pureza.

La libertad es lo que ha hecho posible tantas obras de arte hermosas.

Te admiro mucho!

un fuerte abrazo desde Ecuador.
eulalia

18:43  
Blogger Juan Bauty dice...

Posiblemente uno de los mejores artículos que he leido en la "blogosfera ilustradora" en mucho tiempo, y es que no siempre lo que está en la mente del editor coincido con lo que está en la mente del artista, y por desgracia en este mundo, rara vez pesa más "nuestra" visión. De todas maneras lo peor no es que te hagan cambiar una ilustración (esas cosas pasan todos los días y son comprensibles), sino que te vendan la moto de que tienes libertad, y luego te la vayan cortando poco a poco con detalles estúpidos y caprichos de última hora. Saludos

20:02  
Blogger Julÿ dice...

Jacobo, siempre te leo, pero a veces no te puedo comentar. Este post te lo agradezco muchísimo, se nota mucho que amas lo que haces, y los consejos que das nos ayuda a los nuevos ilustradores en esta profesión tan maravillosa y con tantos matices. La verdad me gustaron todas las propuestas, sin embargo la primera me agradaron de sobremanera los colores y el ambiente. Que bueno que las muestras y no quedan olvidadas en un cajón, serìa una injusticia para tan bello trabajo. Un abrazo
July

04:30  
Blogger Jacobo Muñiz dice...

Bueno, la verdad es que me siento un tanto abrumado con tantas palabras amables. Sinceramente, mi intención era subir mis últimos trabajos de manera que hubiera un nexo que lo hiciera más ameno. Eso me sirvió de excusa para organizar un poco algunos pensamientos poniéndolos por escrito, cosa que resulta bastante útil para ser más consciente de lo que uno opina. Por pereza no lo hago en ninguna libreta ni en ningún cuaderno de bocetos (que tampoco tengo) sino aquí, que queda como más bonito y lucido, con los dibujitos a color y demás.
Muchas gracias a todos.
Un abrazo.

06:46  
Blogger anna dice...

Jacobo, hace unos meses compré en una biblioteca (por un precio simbólico) un ejemplar de Zapatos de fuego y sandalias de viento, en Noguer. Se trata de la decimocuarta edición, del año 1984. Tu cubierta y la del libro que tengo en casa se dan un aire. Si quieres te la escaneo, si te apetece verla. Qué casualidad...

09:56  
Blogger yolanda dice...

me ha gustado ver y leer esto que cuentas, ver las diferenes versiones de un dibujo, el giro que toman tus ilustraciones en ciertos momentos, en definitiva, una buena reflexión o exposición. Y se nota que disfrutas.
¡que ojazos tiene ese ayudante!

00:46  
Blogger tatio viana dice...

Ufff, qué caminos más retorcidos encuentras para subir nuevos trabajos, Excmo. Monsieur Jacobo.

Me ha encantado la pregunta que te sueles hacer acerca de lo que sucede con tus dibujos cuando llegan a manos de los niños. Ahí hay un fantástico cuento para desarrollar y difrutar.

Por lo demás, has dado en todo el centro del problema de lo que significa la relación ilustrador-editor o viceversa. No hay trucos, ni palabras mágicas, es cuestión de química, de saber comunicarse ambos. Creo que deberíamos empezar siempre tomándonos unas cañas y charlando de nuestros gustos, intereses e inquietudes; luego, saldría todo más fluido ( y la papelera del ilustrador menos llena de grandes ideas rechazadas ).

De los dibujos qué decir (¿me regalas los rechazados?). Has puesto una buena batería de lo que representas como ilustrador; magnífico curro, Jacobo.

Me ha gustado mucho esa tercera opción de tu nuevo proyecto (LOLA4): es preciosa y le das otro nuevo giro a tu trabajo con el collage. Y me flipa el Señor Otoño, me parece precioso el concepto ( y ese pueblito con coche de fondo ).
Esas fichas van a ser un tesoro con el que jugar descubriendo el mundo.

Ah, y dile al señor Ibanovich quién es el que está al lado del León, que sé que no soy yo, ¿o sí? ( el señor Iban siempre tan malpensado, puagggggffffsssss ).

Y para terminar: increibles ojazos los de tu rana-colaborador.

Un abrazo fuerte.

10:20  
Blogger Jacobo Muñiz dice...

Ana, como te comenté, sí conocía esa portada. Las indicaciones de la editorial hacían imposible alejarse de ese planteamiento. De ahí el parecido. No es que sea una reinterpretación, sino que los requisitos que tenía que cumplir el dibujo lo hacían necesariamente similar a la antigua cubierta.

Yolanda, me alegro de que te haya gustado. Cuando uno sube estas cosas no sabe hasta qué punto les pueden resultar interesantes a los demás.

Monsieur Tatio, en primer lugar he de reconocer que no eres tú el del autobús. Aunque podrías haberlo sido, como bien merecido homenaje. Pero, aunque tal vez no resulte igual de ilusionante, sí te digo a posteriori que te dedico el dibu.
Qué razón tienes con lo del trato con los editores y lo de conocer nuestros gustos previamente. Pero pienso que cada día es algo menos frecuente. De hecho yo conozco personalmente solo a una editora de todos con los que trabajé hasta ahora. Con los demás tengo un trato telefónico como mucho, si es que lo hay.
Por lo demás, muchas gracias por los piropos. Es un placer que te gusten los dibus. Te adelanto que ya hay una LOLA 5, que será la última. Si ésta no cuaja no habra libro conmigo de ilustrador.
Y sobre los ojos de mi ranito... a ver si en alguna escapada los conoces en persona, jojó.

Abrazos y gracias a todos..

22:44  
Blogger María W. dice...

Fue un placer leer este post, Jacobo. Me vino bárbaro también, ya que en estos días voy a participar de una charla, junto a otros ilustradores, y una de las cosas que pensaba era en esto, en el largo camino (a veces) que hacemos hasta dar en la tecla, la nuestra y la de los autores (cuando el texto no es nuestro, y cuando lo es también) y los editores. Pesaba hacerlo a partir de Las pergrinas... libro con el que trabajé muchísimo hasta encontrar a los personajes definitifos. Y fue muy curioso, ya que una vez que ellos quedaron conformes, como la que no estaba conforme era yo, volví a modificarlos y hacer una nueva propuesta! Ya te contaré qué salió.
¡Me encanta la última propuesta del libro!
Un abrazo y gracias!

17:28  
Blogger roger ycaza dice...

Buenísimo lo que cuentas Jacobo, totalmente de acuerdo. Acabo de encontrar tu blog y me gusta mucho lo que haces, ya había visto por acá algún libro tuyo, felicitaciones!!!
Un abrazo desde Quito!

00:19  
Blogger Gustavo Aimar dice...

Jacobo, cuánta generosidad en mostrarnos todo esto en tan sustanciosos posteos, muchísimo para aprender y para tener en cuenta... de verdad se agradece! Vengo del 3x3... allí quedó tu mini tapiz.

Un abrazo!

15:41  
Blogger ale dice...

hola jacobo...vengo del 3x3 donde vi tu mini obra que me encantó!! yo no soy ilustradora...pero los super admiro y me encanta el collage..y tus collages son bellísimos!!!y también me parecieron super interesantes tus palabras sobre el mundo de los ilustradores!!muchos saludos!

16:20  
Blogger Sara Morante dice...

Jacobo, estoy por copiar y pegar todo tu post, imprimirlo y ponérmelo en la corchera, junto a la mesa de dibujo, para usar como material de referencia y consulta.
Qué maravilla de post, qué didáctico. Y qué a tiempo...
Me he reído mucho con los diferentes pasos que -no siempre- sigue una propuesta de portada, y demás.
Felicidades, te voy a llamar Jacobo Larrousse ;)

Qué cosa más bonita de rana que tienes... ;)

besos

13:52  
Blogger Jacobo Muñiz dice...

María, ojalá pudiera estar en esa charla para escuchar lo que decís.
Es de agradecer esa postura inconformista y valiente tuya de tomar otro camino cuando el anterior estaba ya aprobado.

Roger, muchas gracias. Estoy en parte de acuerdo con lo que comentas en tu página acerca del estilo. Puede convertirse en una cárcel, pero también en una vía para profundizar en un lenguaje gráfico propio.

Gustavo, un placer para mi minitapiz estar en tu página felicitándote por tu trianiversario.

Saludos también para ti, Ale. Y gracias...

Uf, Sara... Muchas gracias por los piropos, pero pienso que son inmerecidos pero bueno, si te parece interesantes lo que digo pues... ¡me alegro!
Eso sí, en lo de la rana te doy toda la razón.

Abrazos a todos.

12:33  
Blogger Ale Acosta A. dice...

Jacobo, que gran post! agradezco tu generosidad, y me voy feliz porque ya no me siento sola en esto... Creo que a todos nos ha pasado más de alguna vez.
A mi me gustó cada una de tus propuestas!
Ah... y te felicito por esa rana ayudante que tienes!

15:26  
Blogger aitana dice...

necesito que me prestes a tu colaborador de lujo... ¿lo alquilas?

17:31  
Blogger María W. dice...

Te cuento: la charla fue ayer, en una escuela secundaria con orientación a diseño gráfico, y salió muy linda. Éramos varios, cada uno planteó una dificultad o una forma de trabajo, y filmaron todo. Se supone que lo van a editar y nos lo harán llegar. Ojalá alguno de mis colegas sepa cómo subirlo a la web... si alguno lo logra, te avisaré.
Ah! No dije nada de tu rana... es una verdadera belleza!

19:20  
Blogger Daniel Montero Galán dice...

Creo que es la primera vez que paso por aquí y me ha encantado lo que he visto. Muy buenos tus personajes, volveré a visitarte

00:48  
Blogger Domadora de Elefantes dice...

Buenísimo este post, muy interesante. Me ha ayudado mucho a entender la mentalidad del ilustrador, lo cual es buenísimo, porque si quien escribe el texto no sabe ponerse en los zapatos de quein lo va a ilustrar la tarea se vuelve más difícil. ¿Siempre trabajas por encargo o a veces haces tus propias propuestas?
Por otra parte, lo normal suele ser que al ilustrador le "fuercen" a dibujar un cuento escrito por otro, pero no sé si alguna vez alguien se ha "forzado" a escribir un cuento partiendo de tus dibujos. Sería una experiencia interesante.
Un saludo.

09:46  
Blogger Jacobo Muñiz dice...

Hola Gracia. Me alegra que te sea de utilidad.
Suelo trabajar por encargo, ya que me dedico profesionalmente a esto y es la única manera de garantizar un mínimo de ingresos, pero siempre que tengo un rato entre encargo y encargo lo dedico a proyectos personales.
Con respecto a lo de elaborar un texto a partir de ilustraciones previas lo intenté en una ocasión con un par de buenos escritores pero la cosas no funcionó, porque los errores en el ritmo de las ilustraciones se "contagiaban" también al texto.

06:18  
Blogger Cecilia Varela dice...

no voy a detenerme en glorificar su trabajo Señor Muñiz porque ya no hay palabras en el mundo para expresar mi admiración a usted.

quiero una máscara de rana.

02:44  

Publicar un comentario

<< Principal